Categories
Atman Nityananda Posts En

Meditación sintiendo el cuerpo

🌺 Paz, Luz, Amor

Meditación sintiendo el cuerpo

Sentir el cuerpo es una forma sencilla de desprenderse de la mente y los pensamientos y llegar a la atención plena y a la toma de consciencia, a la consciencia de que existimos y a la consciencia de la presencia silenciosa en nuestro interior (que es nuestra verdadera naturaleza, siempre pacífica, plena, libre y dichosa).

La mayor parte del día nos identificamos con pensamientos, sentimientos, emociones y experiencias sensoriales. La identificación se produce principalmente a través de los pensamientos e incluye el “robo” de la atención por el ego. Y, sin duda, esta identificación con los pensamientos, así como con los sentimientos, las emociones, los impulsos, las fantasías y las impresiones sensoriales, es creada por el propio ego.

Una de las formas más fáciles y eficaces de disidentificarse (disasociarse, distanciarse, desapegarse) de los pensamientos, ganar control de la atención y tomar conciencia de la presencia silenciosa interior, es retirar la atención de la mente (pensamientos, etc.) y dirigirla al cuerpo. Es a través de la percepción consciente del cuerpo que nos damos cuenta de nuestra existencia (la sensación de que existo) y de la presencia silenciosa en nuestro interior.

El proceso de disidentificarnos (disociarnos) de los pensamientos (y de cualquier otra cosa con la que nos identifiquemos) y tomar conciencia del silencio interior es sencillo y no requiere esfuerzo.

Simplemente retiramos nuestra atención de la mente y la llevamos al cuerpo sintiendo conscientemente nuestro cuerpo. Al sentir nuestro cuerpo nos ponemos en contacto con la sensación de que existimos y con la presencia silenciosa interior que siempre está presente, pacífica y dichosa, pero no somos conscientes de ella debido a la ignorancia y al movimiento constante de la mente y a nuestra identificación con la mente (pensamientos, emociones, fantasias, etc.) y las experiencias sensoriales.

Dirigir la atención sin esfuerzo

He descubierto a través de mi experiencia que podemos dirigir la atención fácilmente y sin esfuerzo hacia donde queramos, utilizando pequeñas frases, ya sea en forma afirmativa o en forma interrogativa. Tan pronto como pensamos la frase, nuestra atención se dirige sin esfuerzo hacia donde estamos pensando y nos hacemos conscientes de lo que queremos sin ningún esfuerzo.

En este caso he elegido cuatro frases que nos ayudarán a disociarnos de la mente y a tomar conciencia de la presencia silenciosa que hay en el centro de nuestro ser.

Podemos utilizar el proceso que sugiero a continuación para hacer Meditación Sentada, y a lo largo del día tomar conciencia de la presencia silenciosa interior (Autoconciencia) y permanecer en contacto con la paz, la plenitud de nuestra verdadera naturaleza.

Practicar este método en casa nos ayudará a aplicarlo con mayor facilidad y eficacia durante el día.

Os recuerdo que para obtener resultados con cualquier método que decidamos utilizar, necesitamos practicarlo constante y sistemáticamente hasta que se convierta en un hábito fuerte, que llegue a ser como nuestra segunda naturaleza como dijo Aristóteles (filósofo griego) hace 2500 años.

Aplicación de práctica

Hazte las siguientes preguntas mentalmente y simplemente siente.

Pregúntate
¿Puedo sentir mi cuerpo? y siente tu cuerpo,
¿Puedo sentir que existo? o que soy? y siente que existes,
¿Puedo sentir el silencio? y siente el silencio,

Lo mismo puede decirse en modo afirmativo

Di:
“Siento el cuerpo” y siente el cuerpo,
“Siento que existo” y siente que existes,
“Siento el silencio” y siente el silencio,
“Permanezco en el silencio” y permanece en el silencio

( Personalmente, prefiero hacer preguntas en lugar de afirmaciones).

Con la última frase tomamos conciencia del silencio interior y permanecemos en él sin más esfuerzo.

Si nuestra atención se va a otra parte, volvemos a decir la primera frase, “¿Puedo sentir mi cuerpo?” y entramos en contacto con el cuerpo y continuamos con las frases restantes hasta que volvamos a estar en contacto con el sentido del ser y la presencia silenciosa interior.

Cada vez que tu atención se desvíe, repite todo el proceso empezando por la primera frase, “¿Puedo sentir mi cuerpo?” o “Siento mi cuerpo” y continúa con el resto de frases.

Cuando seas consciente del silencio y te encuentres intentando o esforzándote por centrarte más en el silencio, o esforzándote por mantenerte en contacto con el silencio, te ayudará a relajarte hacerte la siguiente pregunta:
“¿Tengo que hacer algún esfuerzo para sentir o experimentar el silencio?” o “¿Se trata de hacer un esfuerzo para experimentar el silencio?”

Puedes aplicar las mismas preguntas cuando te encuentres luchando por mantenerte centrado en la sensación Yo soy o Yo existo:
“¿Tengo que hacer algún esfuerzo para sentir o experimentar la sensación Yo Existo?” o “¿Se trata de hacer un esfuerzo para experimentar la sensación Yo Existo?”.

Recuerda que la receta del éxito es la práctica diaria constante, la determinación firme y la voluntad de alcanzar nuestros objetivos, la confianza, la paciencia, la perseverancia y la resistencia ante las dificultades y adversidades.

~~~